Paracetamol para mis mediados

13 May 2019

«Si deseas la Paz, no hables con tus amigos, habla con tus enemigos.»   Desmond Tutu

Paracetamol para mis mediados, es el titulo de la entrega que nos trae en esta ocasión el maestro Javier Ales Soli. El es sin duda un apasionado de la Mediación Profesional. Con su talento sin igual, nos lleva con sus acostumbradas reflexiones a ir profundizando y valorando cada vez más esta importante herramienta. En la entrega que hoy compartimos, se hace un paralelo (con la astucia que le caracteriza) entre Conflicto – Mediación frente a malestar (enfermedad)-Paracetamol (medicina).  Les dejo con este texto, disfrútenlo.

Hace ya muchos años que intento buscar explicaciones para lo que un buen día me enamoró de la profesión de mediador. Hace muchos años que intento explicar a mis mediados el porqué de esta “receta” llamada MEDIACIÓN, necesaria, siempre que las partes que se encuentren en conflicto, vayan a seguir relacionándose en el tiempo, por eso hoy les acerco a la “medicina” más utilizada en nuestro tiempo, para “dolores”, “resfriados”, “gripes”… en definitiva, malestar en general de las personas: el PARACETAMOL. Y lo vamos a ver mediante sus propias “reglas”, sus indicaciones… ¿seriamos capaces de verlas desde la visión de un mediador?. Seamos atrevidos, ya que todo sirve para explicar la naturaleza de la gestión de conflictos.

¿Cuáles son las claves que nos marca un PROSPECTO DEL PARACETAMOL?

1.- “Lea todo el prospecto detenidamente antes de empezar a tomar este medicamento, porque contiene información importante para usted”.

Los mediadores debemos cuidar mucho la sesión informativa ya que de ella depende el buen entendimiento de las reglas de la mediación, y no solo eso, sino la propia legitimación al profesional

–  Ojo “Conserve este prospecto, ya que puede tener que volver a leerlo y Si tiene alguna duda, consulte a su médico o farmacéutico”

Debemos “mimar” por tanto, ese primer momento ya que de él depende el futuro de nuestro proceso de mediación y si hay alguna duda, pregúntela, que nada quede en el tintero, por eso redactamos un “contrato de mediación” como hoja de servicio que recoge todo lo pactado para iniciar la “ingestión” de nuestro particular “paracetamol”.

“Este medicamento se le ha recetado solamente a usted, y no debe dárselo a otras personas, aunque tengan los mismos síntomas que usted, ya que puede perjudicarles.

Si experimenta efectos adversos, consulte a su médico o farmacéutico, incluso si se trata de efectos adversos que no aparecen en este prospecto”.

Al igual que nosotros los mediadores nos sometemos al principio de confidencialidad, los mediados que deseen este “medicamento, deben mantener la “reserva de las partes”. Ante el inicio de nuestro “tratamiento” es muy normal que otras personas establezcan sus propias “medicinas o recursos” que le han podido ser válidos en supuestos de conflictos parecidos, pero, no hay una única receta para todas las personas. Ante cualquier duda consulta a tu mediador

2.- “Advertencias y precauciones”

“No tomar más dosis de la recomendada”. Cuando mediamos, no todos los conflictos se pueden resolver, ya que nosotros somos gestores del mismo, pero no es posible garantizar un acuerdo; y no porque celebremos más sesiones, ello garantiza que encuentren una solución.

“Informe a su médico o farmacéutico si está utilizando o ha utilizado recientemente cualquier otro medicamento, incluso los adquiridos sin receta médica”. Los mediados deben confiarnos los intentos de acuerdo que se hayan tenido previo al comienzo de la mediación. Y no solo eso, sino, profesionales que han intervenido y si existe denuncia o proceso judicial previo, que exigirá que se suspenda por un tiempo prudencial para ver si “nuestro paracetamol” sirve para “aliviar el dolor”

“Siga exactamente las instrucciones de administración del medicamento contenidas en este prospecto o las indicadas por su médico”. Ya que aun cuando el proceso de mediación es flexible, podemos decir que está perfectamente estructurado, y el mediador es el auténtico guía por la “carta de navegación de la búsqueda de un acuerdo”. Realizar reuniones paralelas para debatir o incluso pedir otras consultas, mientras estamos en pleno proceso de maduración de la gestión del conflicto puede ser una contra indicación.

3. “La dosis recomendada es”:

“Adultos y niños mayores de 15 años: 1 comprimido (1 g de paracetamol) 3 ¿4 veces al día. Las tomas deben espaciarse al menos 4 horas. No se tomarán más de 4 comprimidos (4 g) en 24 horas.”. En la mediación, una sesión ¿3-4 veces al mes?, ¿debemos de espaciarlas al menos 3-4 días para que piensen y decidan libremente?, de ¿1 hora, 30 minutos cada sesión?… no es recomendable extender sesiones de mediación que no llevan a ningún lado…

Por eso “No tome una dosis doble para compensar las dosis olvidadas, simplemente tome la dosis olvidada cuando se acuerde, tomando las siguientes dosis con la separación entre tomas indicada en cada caso”. No descompense el proceso de mediación; todo en su medida justa, perfectamente calendarizado y con el tiempo suficiente y la paciencia oportuna para “madurar” un nuevo espacio de entendimiento, producto de ese esfuerzo por dosificar el tiempo.

Hay que tener en cuenta que al igual que todos los medicamentos, Paracetamol puede producir efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran. Muchas veces cuando mediamos, los mediados no están preparados para el proceso, es más, quizás busque la mediación como un método para “limpiar su imagen” ya que están dispuestos cada a terceras personas a dialogar, cuando en verdad, no desean dar su brazo a torcer y los mediadores somos conscientes de ello.

4. “Mantener fuera de la vista y del alcance de los niños”.

Este medicamento no requiere condiciones especiales de conservación. Pero si es cierto que los menores tienen su propio “proceso de mediación”, más de carácter educativo, por eso los mediadores cuidamos mucho los “proyectos de mediación educativa” dirigidos expresamente a menores, en su proceso educativo, para que crezcan siendo conscientes de que “los trapos sucios se lavan en casa”

Y por supuesto “No utilice este medicamento después de la fecha de caducidad que aparece en el envase” …sesiones extemporáneas, sin una cronología lógica para madurar la “mejoría de las relaciones”, una supervisión de lo acordado, etc… está totalmente contraindicado. Hay que tener en cuenta “Los efectos perversos de la automedicación ya que repercuten en ocasiones en la dispensación de los fármacos” y sobre todo en el desconocimiento de esta profesión de mediación. La mediación natural existe y es muy importante, para casos leves, pero no dude en ponerse en manos de un mediador profesional para la gestión de su conflicto, si bien “nuestro PARACETAMOL tampoco se debe administrar por periodos prolongados” porque pierde su efectividad.

Soy Conciliadora Extrajudicial, con especialización en familia, Árbitro. Diplomada en Teología, Religión y Cultura por la Universidad Antonio Ruíz de Montoya. Experta en manejo de conflictos.

Miembro de la Asociación Edificando la Paz, Embajadora en Perú del Foro Internacional de Mediadores Profesionales FIMEP – Universidad de Loyola Andalucía y Directora del Centro de Conciliación Yarnold.

Católica, con un profundo sentido ecuménico, creo en el pluralismo y la libertad religiosa. Me gusta el arte, sobre todo el teatro y la música. Mi plato favorito es el ceviche. Gozo de cocinar sobre todo si es para los buenos amigos. Mi libro favorito: “Los Miserables” de Víctor Hugo. Rebeca Yarnold

Directora, Centro de Conciliación Yarnold

Artículos vinculados a Conciliación Familiar

¿Un acuerdo firmado da fin al conflicto?

¿Un acuerdo firmado da fin al conflicto?

Si bien puede haber una percepción respecto al acuerdo como punto final del conflicto, este en verdad lo que hace es abrir una puerta para un espacio nuevo.

Seguimos siendo padres, aunque ya no seamos pareja

Seguimos siendo padres, aunque ya no seamos pareja

Si los adultos manejan la situación con madurez y paciencia, los niños también se adaptarán más fácilmente a la nueva situación y no sentirán que su vida se acaba por cuenta de la no convivencia de sus padres.